lunes, 27 de agosto de 2012

PYRAMIDAL - Down In Space (2011)

WEB / RADIX RECORDS / BANDCAMP

Hoy vamos a sumergirnos en las profundidades del espacio exterior de la mano de Pyramidal, banda alicantina que debutó el año pasado con este disco instrumental de stoner rock, cuya inspiración, temática y música es deudora, en parte, de todas esas historias fascinantes que siempre atraen las atención desde tiempos inmemoriales a toda la humanidad. La simbología de la portada es una clave a descifrar y a la vez bastante reveladora, con la imagen de un astronauta, una pirámide egipcia que apunta al cielo y una carta de navegación astral, el mensaje ofrece pocas dudas en cuanto a los parajes musicales por los que nos invitan a transitar. Space Rock de altos vuelos explorando magnitudes interestelares como sueños inimaginables que un dia se hicieron realidad.

No es casualidad que me decida a escribir esta reseña hoy, después de mucho tiempo meditando como abordarla, puesto que tenía la idea en mente desde hace semanas, junto con un borrador medio terminado que finalmente desapareció en sospechosas circunstancias, quien sabe si engullido por uno de los agujeros negros que habitan la blogosfera. Sirva como excusa pues, y homenaje también, el hecho de que Pyramidal sea uno de los principales atractivos para que me desplace en los próximos dias hasta el Festival Territorio Lunar, y por otro lado, el reciente fallecimiento de Neil Armstrong (DEP), a los 82 años de edad, quien hizo Historia en 1969 tras dejar la primera huella del hombre en el sátelite más famoso del sitema solar.

Con "Intronauts" se inicia el despegue de esta misión tripulada por Miguel Rodes (Bajo), Miguel Angel Sanz (Guitarra/Sintetizadores), Óscar Soler (Guitarra/Voz) y Lluís Mas (Batería), un primer corte instrumental muy evocador, que emerge de forma breve como salido de algún ritual budista, cuya finalidad parece ser una la liberación transitoria hacia la tierra desconocida de "Black Land". Enseguida nos damos cuenta de que tan extraña no es, los principales rastros vienen marcados por la densidad precursora de bandas como Hawkwind, Pink Floyd, Ash Ra Tempel y otras sonoridades que recuerdan lo mejor de la experimentación psych rock de los años 60 y 70s. Guitarras cargadas de acidez, ritmos in crescendo y cantos ligeros conforman parte del paisaje que nos vamos encontrando.



Como en todo viaje a la aventura, hay que prestar atención porque los detalles son multiples a tener en cuenta, y algunos pueden pasar desapercibidos en primera instancia. Os advierto que sortearemos tormentas cósmicas que inducen a largos y cuidados desarrollos instrumentales, entre claroscuros combinando brillantes melodías, imaginativos solos de guitarra y densos ritmos en progresión. Todo ello aderezado con efectos especiales y espaciales, sorprendentes añadidos como la utilización de Gongs, flautas o reminiscencias del Kraut Rock alemán que se fusionan a la perfección con elementos orientales. Sirva como buen ejemplo la magnífica demostración en "Tempel Laru", antes del aterrizaje en "Mars Lagoon".


Cabe destacar la sensación de fluidez a lo largo de todo el album, las canciones ofrecen muchas variantes y no es fácil conseguir la coherencia que alcanzan Pyramidal. A la vista está el resultado, más que satisfactorio, recreando perfectamente unas atmósferas que tienen su base en la improvisación, utilizando técnicas tan complicadas como, por ejemplo, el método de grabación realizado íntegramente en directo. Una gran virtud, sin duda, no muy común en estos tiempos. Hay más sorpresas, como la versión oculta al final del disco (Neu!) por el trato personal que dan llevándola a su terreno, y dos temas extras añadidos que incluyen en exclusiva para las ediciones en vinilo, a parte de otras que debereis ir descubriendo vosotros mismos. Porque "Dawn In Space" es, como podría haber dicho Neil Armstrong, "un pequeño paso de Pyramidal, pero gigante en su profundidad espacial". El primero de muchos, esperemos...

2 comentarios:

Ziggy dijo...

Nice job, really fantastic!

sch1z0phr3n1a dijo...

Suenan muy bien! Habrá que indagar en ellos...