martes, 9 de octubre de 2012

TRONAR FEST 5, Mieres 6/10/12


Otro TRONAR más, ¡y van 5! La peña de Mieres no se rindió pese a las adversidades que se presentaron por el camino para que hubiera una nueva edición de este Festi, que al paso que va acabará convirtiéndose en un clásico dentro del territorio asturiano. Menos presupuesto, cambio de ubicación hacia el extrarradio, sin subvenciones ni más apoyo que la de los propios interesados, o mejor dicho, desinteresados, porque hay que dar las gracias a los implicados para que esto siga funcionando, principalmente a los miembros de bandas mierenses que se lo curraron desde la organización (Burning Lust, Nocivos, Space Coyote, Helltrip...etc) 


Dicho lo cual, paso a relatar mis impresiones partiendo de que tan solo conocia dos bandas de cinco que se presentaban en cartel. A la hora que llegué ya habían tocado los primeros, Teksuo, así que sería Adizión Etilíka el primer descubrimiento de la noche. Desde Pola de Lena, Rock radical astur con letras reivindicativas, el joven cuarteto no acaparó mucha atención y el público todavía dejaba bastantes huecos de mitad de pista para adelante. Con un sonido regular, tuvieron algún fallo técnico ajeno que cortó un poco la actuación, pero nada grave. Para ir calentando y como primera toma de contacto bien, no me desagradó en absoluto su propuesta punk de tendencias metaleras.


A continuación saldrían Stanley Road, regresaban para tocar en su ciudad de origen, tras muchos años sin hacerlo, pero la acogida no fue excesivamente calurosa que digamos. Su estilo mod y las canciones de corte power pop pasaron desapercibidos para gran parte del público, compuesto en su mayoria por metal heads, que aún se reservaban para después. No lo hicieron mal pero tampoco me entusiasmaron, bajo mi punto de vista estuvieron correctos. Sin más. Todo lo contrario que Blast Open, que también jugaban en casa con un planteamiento diametralmente opuesto, acaparando la primera gran expectación de la noche. Ahí se vio de que pie cogeaba el personal. Para mi eran unos desconocidos, y es que el Thrash no va mucho conmigo, pero cuando se hacen bien las cosas, como fue el caso, no me importa reconocerlo. Muy buen concierto el que dieron, mucha tralla y con intensidad, currándoselo y metiéndose al público heavy en el bolsillo, no solo porque que ya iba predispuesto sino porque lo hicieron francamente bien.


Se iban cumpliendo los horarios más o menos a rajatabla y sobre la media noche le tocaba el turno a trio vasco Safety Pins. De nuevo quedó claro que el punk sigue siendo minoritario, la pista medio vacia (o medio llena, según se mirase) tras la espantada del público "Thrash", que aprovecharon para cenar, tomar el aire, o pedir en la barra lateral de la carpa esperando a los cabeza de cartel. Disculpas aceptadas puesto que había un reto importante por delante: consumir 37 de los 40 barriles de cerveza suministrados, siendo los 3 últimos gratis en caso de llegar a tal cifra. Mientras tanto algunos estábamos pasándolo como enanos viendo a Safety Pins descargar una ristra de pepinazos. Punk abrasivo, visceral, a un ritmo frenético sin escatimar clase y el saber hacer que dan los años. Nos presentaron a su nuevo bajista, que daba su primer concierto con un solo ensayo (increible pero cierto, luego me lo confirmaron), un chaval con mucho desparpajo y que lo hizo de puta madre. Apenas los conocía más que de oídas y me sorprendieron muy gratamente, para mi la revelación del Festival.


Para el final, la actuación estrella corría a cargo de los valencianos Uzzhuaïa, posiblemente el mejor grupo de rock que hay en este país cantando en castellano. También de los más infravalorados. La trilogía "Diablo Blvd." (2003), "Uzzhuaïa" (2006) y "Destino Perdición" (2008) es practicamente imbatible y de lo mejor que se ha hecho aquí en los últimos años, aunque sigan ignorados para una gran parte del público aborregado con radiofórmulas, escuchando rock de supermercado y consumiendo productos prefabricados de usar y tirar. Uzzhuaïa lo tienen para dar ese pelotazo a nivel de masas que se les resiste, injustamente, el cual de haber nacido en otra época y en otro lugar otro gallo cantaría, pero ya sabemos como está el tema por España lamentablemente...


"13 veces por minuto" resonó en la carpa destapando lo mejor de su último disco publicado hasta la fecha, un comienzo prometedor para lo que vendría después, toda una celebración de hard rock en estado puro, eléctrico y enérgico. La voz de Pablo rallando a gran altura y la banda tan potente como siempre, lo que cabía esperar, vamos, para qué engañarnos. Sabíamos lo que pueden dar de sí y lo volvieron a demostrar, tienen temazos por los que muchos matarían, transmiten ilusión, energía y desatan pasiones entre el público (de ambos sexos) para muestra los gayumbos que alguien lanzó al escenario con el consiguiente descojone general.

Más tarde caerían "Perdido en el Huracán", "Antes del Amanecer", "La mala Suerte"... y todas estas que veis en el setlist de aquí a la derecha hicieron del bolo una experiencia muy intensa por ambas partes. Las primeras filas reventaron las vallas de seguridad sin mayores consecuencias, puesto que el ambiente era inmejorable, de auténtica fiesta. Uzzhuaïa se mostraron agradecidos por esta respuesta tremendamente pasional del público asturiano, como ya sucediera otras veces, se les quiere y se demuestra sin reparos amén de recibir justo lo que esperabamos, un grandísimo concierto para una noche perfecta.


Con "Nuestra Revolución" ya fue el acabose, el segundo de los bises que no podía faltar para rematar la faena y cerrar el Tronar Fest 5 por todo lo alto, como podeis ver en esta foto retratando al grupo con toda la gente a sus espaldas igual que si fuésemos una gran familia. Y en cierta manera lo somos, porque muchos nos conocemos gracias a estos tinglados que se montan con tanto empeño, dedicatoria e ilusión, que fomentan la cultura y la música en directo. Muchas gracias a todos por hacerlo posible, a la organización, a los grupos y a los más de 300 que nos juntamos brindando por ello. El año que viene más y mejor, ¡¡A por el sexto!!


3 comentarios:

Larry Runner dijo...

O sea que estabas allí y sigo sin conocerte? Vaya delito!

Me encanta tu crónica, habla de lo que yo dejé de comentar jajajaja.

Pero tiene un fallo, no hablas de que arrancamos las vallas con Uzzhuaia jajaja

Johnny dijo...

No conozco a nadie, incluidos los que no son devotos del hard-rock, que no haya dejado de disfrutar en un concierto de Uzzhuaïa. Saludos.

KARLAM dijo...

Larry, ¿Como que no lo digo? creo que te has saltado el penúltimo párrafo. Me autocito:
"Las primeras filas reventaron las vallas de seguridad sin mayores consecuencias, puesto que el ambiente era inmejorable, de auténtica fiesta."

A la próxima me presento, ya te tengo fichado por alguna foto que vi en el facebook, jejeje!


Johnny, en eso te doy la razón, eso es porque son muy buenos y cuando las cosas se hacen bien gustan. Así de simple.


Saludos amigos!!!