jueves, 23 de mayo de 2013

[reseña] LA CHINGA - s/t (2013)

Últimamente no hago muchas reseñas de discos pero cuando me animo procuro que merezcan la pena, y esta recomendación, sin duda, es para tomarla en cuenta. Ya vereis. Se hacen llamar La Chinga, son originarios de Vancouver (Canadá), y recientemente se han puesto en contacto conmigo ofreciéndome su primer trabajo autoeditado. Peticiones como esta recibo a diario, más de las que puedo atender, por lo que intento que la criba sea lo más efectiva posible, seleccionando solo aquellos que me despierten interés. Aquí hubo K.O. en el primer asalto.


Con una primera escucha ya me dejaron noqueado, y mi instinto quiere creer que este debut de La Chinga está predestinado a pegar el pelotazo en cualquier momento, al menos de cara un público inquieto que demande nuevas bandas con sonido añejo. Lo hacen realmente bien, moviéndose con soltura por los viejos senderos del hard ´70s, entre los sonidos británicos (Led Zeppelin, Humble Pie...) y norteamericanos (MC5, The Stooges...), sacando un rugir motorizado que, por poner un ejemplo más reciente, puede recordarnos también a The Muggs.

Carl Spackler (bajo/voz), Jay Solyom (batería), y Ben Yardley (guitarra) dicen haber grabado todo el disco a una sola toma, tocando los tres a la vez, excepto las voces y algún efecto, resultado que ciertamente se nota cuando escuchamos la inicial "Early Grave". Primer aviso con olor a fuel, incendiaria a más no poder, antes de seguir avanzando entre pistas bajo la atenta sombra de un Zeppelin en llamaradas. También hay sintonías blues rock como "Loose My Mind", brillantes igual que un destello solar en toda la jeta, con las que da gana de subirse al coche y perderse entre carreteras desérticas.


Más canciones destacadas, "Boogie Children" y "Country Mile", dos soplos de Rock Sureño, la primera con una intro que es una pasada (!), y la otra con una armónica muy bien puesta, marcando el contrapunto perfecto antes de acelerar revoluciones. Aunque para salvajada la misma que da nombre al grupo, gracias a la portentosa garganta de Carl Spackler, y el último corte: "Universe", con más guitarras incendiarias rompiendo la communication. Salvajes, rocosos, primitivos... así son y así suena el debut de este power trio.


+INFO: BC / FB